La náusea

Inicio / General / La náusea

La náusea

Título: La náusea

Autor: Jean-Paul Sartre

Año de publicación: 1938

Nº de páginas: 190

Primera lectura de la obra: año 2007

Segunda lectura de la obra: año 2017

Portada

Leer La náusea sólo puede ser agradable si lo haces con el propósito de encontrar belleza en lo que yo denominaría “el filosofar narrado”. Es una obra que resalta la fealdad a todos los niveles; supongo que esto se debe a que en la filosofía de Sartre no hay cabida para lo hermoso ni para el optimismo. Esa náusea que le acontece al narrador, Antoine de Roquentin, cada vez que se da cuenta de lo inane de la existencia, de lo pesado que es el hecho en sí de existir -algo que ocupa todo lugar, según Sartre-, domina con su monstruosidad toda la novela. Los seres ocupan un espacio dado en la existencia, y el percatarse de ello produce horror y náuseas, ya que no hay modo de escapar de ser eso mismo que rechazas, ni tampoco hay modo de alcanzar algún tipo de plenitud debido a que el vivir es un mero accidente que no lleva a ninguna parte, nos dice Sartre.

Hay poco argumento en esta obra. Roquentin disipa su vida sumido en su propio extrañamiento y en el estudio de la vida del marqués de Rollebon, un personaje histórico, en una ciudad (Bouville) a la que ha venido a parar después de viajar por medio mundo. Se relaciona poco y mal, y los personajes que le rodean son tan extravagantes como él mismo. Entre ellos, hay que destacar al Autodidacto, humanista capaz de leerse una biblioteca entera comenzando por la A y acabando por la Z. En las últimas páginas de la novela se produce un incidente en la biblioteca donde Roquentin acude cada día para tomar apuntes sobre Rollebon, el cual da lugar a que conozcamos las preferencias sexuales del Autodidacto.

La prosa que utiliza Sartre es de bajo nivel literario, pero muy efectiva en cuanto a transmitir ideas. Y esto último es lo que importa, ya que se diría que el autor no pretende otra cosa.

Es una obra que cualquier persona que desee formarse bien, debe leer, ya que vertebra una corriente literaria de corta duración pero importante en la historia de la literatura: el existencialismo.

 

 

Deja tu comentario