Kilómetro Cero

Inicio / General / Kilómetro Cero

Kilómetro Cero

Título: Kilómetro Cero

Autor: Dulce Merce

Año de publicación: 2016

Nº de páginas: 220

Kilómetro Cero de [MERCE, DULCE]

Estamos ante una novela romántica. Que yo recuerde, jamás había leído una obra que pertenezca a este género. Mis prejuicios siempre me habían hecho suponer que este tipo de obras están todas cortadas por el mismo patrón: chica de procedencia humilde en la cual se fija el rico guaperas de turno y acaban enamorados, no por el dinero de él, sino por los valores humanos que ambos transmiten al lector. Y por supuesto el libro acaba, después de muchas dificultades y sinsabores infligidos por los malos que les rodean, con ellos siendo felices y comiendo perdices. Para ser sincero, algunos juicios anticipados que yo me había hecho de estas novelas, se dan en Kilómetro Cero, pero aquí estamos hablando de un taxista y una escaparatista; después, el entorno de ambos no está compuesto por personas que deseen que rompan su relación, todo lo contrario. Los problemas entre esta pareja comienzan cuando Daniel, el taxista, ocupa demasiadas horas en su trabajo y parece como que deja en un segundo plano su relación sentimental. Más tarde se descubrirá que el motivo fundamental de la marcha de casa de Daniel llevada a cabo por Julia, su pareja, es debida a un motivo que Daniel ni sospechaba. Parece que la desgracia se ha cebado en la relación de ambos, y más si tenemos en cuenta que al poco de irse de casa, Julia descubre que está embarazada. Pero los hados y la buena voluntad son buena gente, y seguramente todo se encauzará como es debido.
Los personajes principales, o sea, la pareja, pese a ser él cuarentón, y ella casi, dejan patente una falta de madurez psicológica que los arrastrará a través de todo el libro hacia unos callejones que parece no vayan a tener salida.
Yo de la novela destacaría su aspecto costumbrista, el ver cómo Daniel realiza su trabajo transportando gente de un lado a otro de Madrid, y de cómo esos clientes interactúan con él, haciendo de este modo que vivamos el mundillo del taxi en primera persona y a la vez sintamos que con un modesto trabajo también se pueden realizar actos que contribuyen a engrasar esa misteriosa maquinaria llamada “sociedad”.
El lenguaje utilizado es moderno y más que aceptable. Si hay algunas pegas que exponer respecto a la obra, serían el continuo orbitar sobre los mismos temas, lo cual hace que a veces sientas que no avanzas, y luego que el final es predecible.
Pienso que Dulce Merce es una autora a la que hay que seguir; ha escrito un libro muy entretenido y estoy seguro de que en adelante, aun escribiendo novelas de su género favorito, nos sorprenderá con obras que dejarán un poso de satisfacción en nosotros, una vez las hayamos acabado de leer.