Freis. Los coros del llanto

Inicio / General / Freis. Los coros del llanto

Freis. Los coros del llanto

Título: Freis. Los coros del llanto

Autor: Verónica Monroy Romeral

Año de publicación: 2018

Nº de páginas: 318

Como en la reseña que precede a ésta, del libro de Joaquim Colomer Boixés, de nuevo nos hallamos ante un “thriller paranormal”. En este caso tenemos a un protagonista un tanto especial ya que se trata de un investigador que no es humano, sino un demonio muy particular. De nombre Freis, nuestro buen íncubo, que es quien relata la mayor parte de la obra -hay fragmentos en los que él no participa ni sabe nada, y por tanto no puede narrar, obligando así  a la autora a colocar un narrador en tercera persona-, es un tipo simpático y poco sociable -como buen demonio- que para hacerse más fuerte en nuestro mundo, se ve forzado a viajar desde Madrid a la población escocesa de Luss para resolver unos extraños crímenes.
Dejando de lado el principio de la novela, que es bastante entretenido, hay luego una ralentización en lo que se nos narra, para luego volver la acción hasta el final del libro. La autora, pienso yo, no ha querido dejar flecos sueltos y por eso rebaja durante un período de cierta extensión el ritmo narrativo; momentos en los que aprovecha para explicarnos sobre los personajes y sobre el escenario donde se producen y van a producirse más adelante los hechos. Las escenas de terror están muy bien logradas, y también la autora consigue mantenernos en suspense hasta el final, dosificando bien el tempo de la narración.
El nivel literario de la obra, pese a ser de género, es más que aceptable, con una prosa potente y llena de matices.
En general la obra me ha gustado y en ciertos momentos me ha mantenido en tensión -que es de lo que se trata, en estas novelas-. Verónica es muy joven y sólo hace un par de años que se ha introducido de lleno en el mundo de la literatura como autora; pese a esto, ya ha escrito tres novelas. Yo le auguro un gran futuro en este mundillo, y estoy seguro de que ha de sorprendernos en el futuro con obras de muy alto nivel.